Mi querida amiga María Asián

1018

Domingo, 5 de Marzo de 2006. Hoy ha muerto María Asian (Militante del Movimiento Cultural Cristiano). Todo lo que fuera lucha por los más pobres estaba antes que nada (…) María era una militante en su más grande significado.

Hoy ha muerto María Asián.

Esa mujer sencilla, pequeña, inquieta, risueña …que con su actuar nos ha enseñado la perseverancia, la responsabilidad en un mundo de injusticias, la sencillez, la tenacidad, la constancia, el trabajo sin descanso…

Todo lo que fuera lucha por los más pobres estaba antes que nada: antes que la incomprensión de muchos de los que la rodearon, antes que la indiferencia de otros cuando la escuchaban, antes que …

Antes que los impedimentos que su edad le colocaba en el camino, antes que sus rodillas inflamadas, antes que una columna debilitada por la descalcificación, antes que sus dolores de caderas, antes que su cuerpo dolorido por caídas y envejecimiento, antes que sus muchas alergias,…

Nada de esto la apartó de su amor a Dios y de los olvidados de la tierra. Ha sido una enfermedad la que la obligó a parar su cuerpo, pero aun en la enfermedad su mente y corazón estaba con los más desfavorecidos, estaba con el Movimiento Cultural Cristiano al que amaba con toda su alma y al que le agradecía todo lo que era; estaba y ahora está con Dios Padre.

María era una militante en su más grande significado.

Doy gracias a Dios por haberla puesto en mi camino, por haberla puesto en mi vida  (y en la vida de mis hijos). A través de ella el Señor me dio a conocer también al Movimiento, por lo que siempre le estaré agradecida y estará en mi pensamiento.

¡Cuántas horas hemos pasado juntas, María!, en los primeros años de mi formación en el Movimiento, en los viajes , en los diferentes actos compartidos, cuantos diálogos…

Con sólo verla en un acto de Difusión de Cultura Solidaria decía más y transmitía más que cualquier charla o sermón sobre la lucha por la Justicia. Esta palabra que continuamente repetía cuando hablaba, pero sobre todo la repetía cuando actuaba: cuando salía a la calle, cuando cargaba con un bocadillo en algún acto, cuando caminaba torpemente durante las marchas, cuando daba catequesis a niños con sus setenta y largos años en la otra punta del pueblo caminando por largas calles, cuando asistía a sus reuniones de grupo sin que la lejanía fuera un impedimento… cualquier cosa antes que abandonar la lucha.

Su fortaleza , quizás también fuera aprendida a base de sufrimiento en su niñez. Una niñez sin padres y que tuvo que dedicar a cuidar de sus hermanos más pequeños.

María ha muerto, el Señor se la ha llevado pero nos ha dejado su militancia.

María, descansa en Paz junto al Padre y reza por nosotros.

¡Hasta mañana en el Altar, querida amiga!