Testimonio: Desde el corazón de África. Experiencia misionera en el Congo

1093

Ana Gutiérrez, religiosa esclava del Sagrado Corazón. Médico del hospital de Kinshasa en República Democrática del Congo.

Redacción Aula Malagón-Rovirosa 2023

Ana G. nos ha narrado su experiencia de misionera en el Congo. La situación de hambre y violencia en el Congo. Violencia, enfermedades no atendidas, derechos violados de forma sistemática, cortes de luz de más de 12 horas. La violencia en medio de la miseria se acrecienta en cada instante, la lucha por la supervivencia de los empobrecidos. Los derechos humanos son aplastados. En medio de esta situación la parroquia se vuelve el centro neurálgico de ayuda a las necesidades perentorias que acontecen a cada minuto.

Otros datos que indican la situación que se vive: Solo el 30% de la población tiene acceso al agua potable. La esperanza de vida es de 58 años. El hambre se ceba en los niños.

Las sectas tienen amplia implantación, utilizadas por los políticos de turno para sus intereses, esto pasa mucho en África. Muchos de los niños de calle son fruto de la expulsión de un segundo matrimonio. Niños perseguidos por la policía, incluso con la muerte. Miles de niños menores de 18 años en las calles, niños y niñas…

En nuestro hospital primero salvamos y luego se paga… No hay sanidad pública. Los hospitales que hay son hospitales privados. En los hospitales católicos intentamos que la asistencia sea lo primero.  Los pobres no pueden pagarse una medicación de enfermedades crónicas, por ejemplo la hipertensión. Esto es un gran problema y va en crecimiento.

Ana también nos ha hablado de su vocación religiosa y del carisma que orienta su orden religiosa en su acción evangelizadora.

“Cada uno de nosotros es una misión” afirma.

Y su experiencia de vida le ha dado estas líneas de trabajo:

  1. Quedarse con lo fundamental de la vida.
  2. Experiencia de Dios muy fuerte.
  3. Amistades profundas.
  4. Mucha riqueza profesional trabajando en medio de esta dura situación.
  5. Simplicidad de la vida diaria con profunda oración.
  6. Trabajo en red con otros.
  7. Colaboración con la Iglesia local y otras organizaciones de Iglesia.

La fuga de cerebros es un tema sangrante. Existen incluso acuerdos bilaterales que permiten que se vayan médicos y enfermeros a países como Canadá…Se forman los médicos y sobre todo enfermeros en nuestros centros, y se van para salir de la miseria. No se fomenta por parte del gobierno el que sigan en el país ejerciendo su profesión.

La política ha estado a espaldas del pueblo y las instituciones no apoyan a la Iglesia en su labor, más bien al contrario.

La Iglesia está siendo muy valiente ante la situación de sufrimiento del pueblo con sus denuncias.